Juan Carlos Prieto
Juan Carlos Prieto
© Juan Carlos Prieto
Palabra 14

(Junio de 2014) Nos la estamos jugando

Si   no   se   lo   cuento,   seguramente   no   se   darían   cuenta,   pero   es   cierto   y   un   poco   preocupante.   Aunque   no   me   gusta   comenzar   de   esta manera, permítanme que lo haga como excepción, porque nos la estamos jugando. Las   abejas,   esos   insectos   que   revolotean   de   flor   en   flor   en   busca   de   néctar   para   después   llevarlo   a   la colmena   y   fabricar   la   miel   que   elaboran   de   forma   paciente,   están   desapareciendo   a   millones.      Debido   a   su alta población, es difícil percibirlo.   Estudios   recientes   informan   de   una   pérdida   de   hasta   de   un   40%   en   la   apicultura   norteamericana   y   europea. Se   preguntarán   cuál   es   el   motivo.      Nada   más   y   nada   menos   que   los   pesticidas,   en   concreto   los   producidos por    dos    gigantes    químicos    como    son    Bayer    y    Sygenta.    Parecen    inofensivos    pero    pueden    tener consecuencias destructivas. Podemos   pensar   de   forma   sencilla:   si   no   hay   abejas,   no   hay   miel   y   al   que   no   le   guste,   pues   ni   le   preocupa, pero,   no   seamos   simples.   Las   abejas   se   encargan   de   polinizar   los   cultivos   y   plantas,   si   esto   no   sucede, muchas   de   nuestras   frutas,   verduras   y   frutos   secos   irán   desapareciendo   con   el   paso   del   tiempo.      Planteado así,   la   cuestión   se   pone   seria,   entre   otras   cosas,   porque   nos   afecta   a   todos,   por   mucha   comida   prefabricada que exista a estas alturas. Hoy   no   les   voy   a   hablar   de   el   tema   de   las   farmacéuticas   ni   de   los   pesticidas,   me   centraré   en   otra   cuestión:   las   propiedades   de   la   miel,   que para   tantas   cosas   es   útil      y   necesaria.   Descubierta   desde   tiempos   remotos   y,   además   de   utilizarse   en   la   mayoría   de   los   casos   como edulcorante, también tiene otras cualidades: es dietética, tonificante, antiséptica, laxante, diurética y calmante. De   todos   es   sabido   que   alivia   la   garganta   y   la   faringe   cuando   están   irritadas.   ¿Quién   no   ha   oído   a   su   madre   decirle:   “Tómate   un   poco   de leche   con   miel   para   esa   tos”?. Aunque   pocos   lo   saben,   excepto   aquellos   que   recurren   a   la   medicina   natural,   ayuda   a   cicatrizar   las   heridas. En   la   farmacias,   al   lado   de   los   antibióticos   deberían   de   poner   un   tarrito   de   miel,   al   menos   para   que   podamos   elegir,   ya   que   cumplen   las mismas   funciones,   además   de   la   antiséptica,   con   la   diferencia   de   que   es   más   saludable   para   el   organismo.      Que   tiemblen   algunas compañías   de   edulcorantes   el   día   que   la   sociedad   deje   de   consumirlos      para   sustituirlos   por   el   dorado   alimento   que   ayuda   a   reponerse cuando   nos   sentimos   fatigados;   entonces   los   deportistas   dejarán      de   llevar   la   publicidad   de   las   marcas   conocidas   y   la   sustituirán   por   la   de algún   apicultor   de   la   zona. Alégrense   los   que   toman   alguna   copa   de   más,   porque,   además,   ayuda   a   eliminar   hasta   un   35%   del   alcohol.   El hígado   también   se   alegra   sabiendo   que   se   siente   protegido.      Pruebe   a   cambiar   la   caja   de   antiinflamatorios   y   añadir   una   cucharadita   de miel en su dieta, sin duda que notará la mejoría, además de favorecer las digestiones. Supongo   que   a      Sansón,   que   era      un   “tío   cachas”,   le   sentaba   bien.   Se   comió   la miel   de   un   enjambre   cuando   bajaba   a   Timná   después   de   haber   ligado   allí   una temporada   antes   de   casarse   con   una   de   las   hijas   de   los   filisteos   que   le   había encandilado.   Si   Sansón   se   cuidaba   por   dentro   y   por   fuera   y   se   alimentaba   de lo   divino   y   lo   humano,   además   de   algún   “pelotazo”   de   miel   de   vez   en   cuando, por   algo   sería.   Habrá   que   dar   gracias   y   velar   por   las   abejas,   pues   son   un ejemplo   de   trabajo   callado   y   bien   hecho,   como   las   cosas   del   Reino.   Que   nos aguijoneen   si   no   las   defendemos   poniendo   el   grito   en   el   cielo   y   en   la   tierra,   al menos   para   no   caer   en   la   tentación   de   la   indiferencia,   porque   nos   la   estamos jugando.
.Las abejas se encargan de polinizar los cultivos y plantas, si esto no sucede, muchas de nuestras frutas, verduras y frutos secos irán desapareciendo con el paso del tiempo.